sábado, 28 de marzo de 2015

Poema de los dones

 
 
 
 
 


Gracias quiero dar
por la noche y por la lluvia
que nos devuelve la memoria de la madre.
Gracias por la mujer
que da forma a la belleza,
por el sexo, que une
en una sola carne
dos soledades,
y por el sueño que nos permite
el viaje a la muerte
y el regreso.
Gracias por el viento
que nos hace extraños de nosotros mismos
y por la piedra
que aspira a soñar la eternidad.
Gracias quiero dar por los niños
que no conocen ni la culpa ni la muerte,
y por la música,
alma en epifanía transcendida.
Gracias por la luz que nos devuelve el mar
en los ojos de la amada
y por el aire vivificante y saludable.
Gracias por la belleza que nos llena y acobarda
y por el amanecer
que nos ofrece la ilusión de la primera vez.
Gracias
por la juventud y por los sentidos
por el laurel y por el trigo.
Gracias por el vino, que nos sume
en un tránsito indoloro,
por la hierba, más tenaz que el tiempo,
y por el arte,
que nos transciende y sobrevive.
Gracias quiero dar
por los días que compartes conmigo,
por la caricia y por el beso.
Gracias por el mar, absoluto y poderoso.
Gracias por el silencio y por el verso.


Xulio  López Valcárcel
 
 
 
 

1 comentario :

  1. Gracias, gracias, Señor, por tantos dones y por muchas cosas más.
    Besiños y gracias a ti, Rosa querida.

    ResponderEliminar