lunes, 9 de junio de 2014

Reflexión ante una bandera







El domingo viví un día emocionante. Necesitaba meditarlo, pero sé lo que sentí y quiero compartirlo. Comparto sentimientos intensos, porque las personas que he encontrado en el blog, sin conocerlas personalmente, no es necesario, van más allá del contacto físico. Son amigos del alma, que es lo más importante.
  
Se conmemoró el día de las Fuerzas Armadas, y la celebración por todos aquellos que han dado su vida por la Patria. Y, ante la bandera, muchas sensaciones y reflexiones llegaron a mí. 
 
Ayer, los civiles que solicitaron jurar bandera, lo pudieron hacer. Este acto solemne de juramento o promesa, permite a todos los españoles que así lo deseen, manifestar públicamente su compromiso con la defensa de España. Sirve también para recordar la vinculación de toda la sociedad con la defensa nacional y para afianzar los lazos de unión entre las Fuerzas Armadas y la sociedad a la que sirven.
Jurar bandera significa ponerse a disposición de la Patria, si esta así lo reclama, en un momento determinado. Significa guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, con lealtad al Rey y, si preciso fuera, entregar la vida en defensa de España. No juré bandera, no por eludir el compromiso, sino porque no sabía exactamente el significado que tiene este hecho para un civil. Hasta ayer. Ayer, lo supe, lo comprendí. Una de mis hijas sí lo hizo, mi marido le informó de esta posibilidad y ella aceptó encantada. Y fue emocionante.
 
Jurar bandera, no es acotar, poner barreras, limitar la libertad, al revés, es abrir ventanas, comprometerse, ser generoso, es amar. Hay que empezar amando lo que tenemos al lado, cerca, lo cotidiano. Y amar a la Patria, es amar nuestras raíces más profundas. En ella nos hemos formado.
 
Durante el acto, justo en frente de mí, se encontraban la banda de música y los oficiales encargados de dirigir el acto. Todos cumplían con su misión, perfectamente disciplinados, cada uno en su lugar.
 
Mirándolos, analizaba lo que es la vida. Cada uno en su puesto,  no había uno mejor que otro, todos  igual de importantes, lo realmente valioso era la entrega. Si el corneta da  una nota disonante ¡glup!, y si el oficial no cumple bien con su tarea de dirigir el batallón,¡ glup! Era tener ante mí lo que es la vida, al menos, es lo que percibí.
 
Me emocioné durante el acto muchas veces, en realidad, estuve emocionada todo el tiempo, nunca había asistido antes, pero, curiosamente, las lágrimas no afloraron. Digo curiosamente porque, cuando la emoción es intensa, me resulta difícil contenerlas. Me mantuve serena y profundamente conmovida.
 
Juraron bandera más de un centenar de personas, y las menciones alusivas a la honestidad, a la generosidad, al amor a la Patria y a los españoles, fueron constantes. Entre ellos, me llamó la atención un grupo de personas en silla de ruedas que llegaron con sus cuidadores, y me fijé especialmente en el gesto de felicidad que mostraban.
 
En un mundo donde todo parece relativo, donde parece (solo parece) que se actúa por el mero interés, fue, la verdad, un soplo de aire fresco.
 
Siempre considero admirables a aquellas personas que son capaces de actuar sin ningún interés material, solo por ideales, y ayer, en este acto, lo viví.
Ha sido una constante en mi vida tratar de actuar con honestidad, lo he visto en mi familia, en muchas personas cercanas y es uno de los mejores legados que he recibido.
 
Soy leonesa, hasta la médula, y más aun, soy española, pero, sobre todo, lo que me da Luz, es que soy cristiana,  que Jesús resucitado es la Luz de mi vida, y miro y actúo  desde esta óptica, desde el Evangelio. Me enseña a comprender, acoger, querer y amar. Todos somos importantes a los ojos de Dios, únicos, cada uno es necesario. Nos creó libres para acogerlo o no en nuestro corazón. Siempre me maravilla tanta bondad (¡¡¡me maravilla!!!), nunca nos obliga, es suave y amoroso, es Padre.
No podemos elegir el lugar donde nacemos, ni la época, ni a nuestra familia, tampoco la hora de la muerte, esto se lo reserva para Él,  y confío en Él como Padre. En mi corazón siempre le he sentido y le siento PADRE.
El Evangelio es la gran "receta" de mi vida; acogerlo como lo esencial ha transformado la mirada hacia mí y hacia los demás. Vivir el Evangelio no es vivir en una nube, da sentido pleno a mi existencia. Es la alegría más profunda que he experimentado.
 
Al acabar, cuando nos dirigimos al coche para regresar a casa, algo me llamó la atención, algo en lo que no reparé cuando aparcamos al llegar al acto, y es  que, justo en frente del coche, casi invadiéndolo, había un arce, un árbol hermoso, con hojas verdes, muy verdes, grandes y agitadas suavemente por el viento. Y di gracias a Dios...(sé que Militos entiende perfectamente lo que quiero decir con esto...). Fue mi Pentecostés particular. Así lo viví.
 
Durante el acto, se rindió homenaje a los caídos por la Patria, a todos los hombres y mujeres que han dado su vida cumpliendo con su deber. Y lo que dijo el Pater, el sacerdote en lenguaje militar, me hizo asentir con profunda devoción; fue lo más emocionante para mí, estas palabras que son dirigidas a todos:
 

Que el Señor de la vida y la Esperanza
Fuente de Salvación y Paz eterna
les conceda la vida que no acaba
en feliz recompensa por su entrega.

 Amén.
 
 
Es la clave, trabajar con entrega, con generosidad, cada uno en su puesto, sea el que sea...y creer en ideales, en valores, sin tibiezas, con honestidad, la palabra clave, con honestidad...por encima de ideologías que siempre empañan...
 
Os dejo el Himno a España, que llevo muy dentro; cuando lo escucho (y ayer lo escuché emocionada), no puedo menos que sentir amor por mi Patria. Dicen que este es el himno franquista, el de ahora es solo instrumental, para evitar suspicacias, pero este es el que más siento, con letra de José María Pemán, un poeta maravilloso; si nos fijamos, alude al trabajo, al esfuerzo, y eso es para todos; alude también, a la fe y por eso, sobre todo, me gusta más; habla del Himno de la fe, de la vida nueva de trabajo y paz...de resurgir...si se escucha, sin previas ideologías, emociona... 

 
 
 
 
 

Y el himno artillero, difícil de cantar, que resonó divinamente como colofón al acto; menciona, en su parte final, al Rey, a la Monarquía; soy monárquica, por convicción. La República, "per se", como sistema político, no la rechazo, sería un absurdo, pero analizándola en España, para muestra tenemos dos botones (I y II Repúblicas)...¿por qué no funcionaron? Hay muchas razones...
 
 ¡¡¡Viva España!!! y unida...que es, lo más importante...

 
 

 
 
 
Cuando leía el blog de Hoja (La Hoja del Arce), me impresionaba tanto cuando decía que nada de lo que nos comunicaba era mérito suyo, que me dejaba sin palabras. Hoja, ayer, juró bandera (algo que deseaba ardientemente). Así lo sentí en mi alma. Fue un maravilloso día de Pentecostés.
 

Dedico esta entrada especialmente para mi niña, para su papá, que se le caía, literalmente, la baba, y para mi querida amiga, del alma, capitana de los Tercios blogueros, Militos.
 


 
 
 

5 comentarios :

  1. No sabía que un civil podía jurar bandera. Me parece muy bien. Quien lo desee y lo sienta, ¿por qué no?
    Muy respetable.

    Rosa, ya pronto. Te aviso.
    La distribución va lenta.

    Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Verónica.

      Besos para ti también.

      Eliminar
  2. Te dejo mi emoción y mis lágrimas, no puedo decir palabra. Perfecto todo lo que dices, has calcado mis sentimientos y creo que el de muchos españoles que aman a España sin miramientos ni ideologías.
    Ya sabía que ese Arce, iba a tener ese significado para ti y lo comparto. El Capitán juró Bandera cuando hizo la "Mili", pero su ilusión era renovarlo en cuanto se pusiera bueno. Todo es posible para Dios, todo es posible para el Capitán.

    Muchas gracias, Rosa, hay muy pocos post tan de dentro como este tuyo. Y lo tiene todo: Dios, la Patria y la Familia.
    Besos del alma.

    ResponderEliminar
  3. El himno de Pemán no puede tener mejor contenido para una nación, pero lo tildaron de franquista y está mal visto, cuando ni el mismo poeta lo era. Fue monárquico de pura cepa, toda su vida. También escribió la letra del de la Escuela Naval Militar que es precioso y no se ha podido cambiar, aunque Bono lo intentó porque Jose María Pemán lo tenía patentado.

    . Ojalá hubiese hecho lo mismo con el de España. La música está bien, pero los himnos son para cantarlos con el corazón en la boca y las lágrimas en los ojos.

    Un beso de corazón, querida Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Militos, un beso enormeeeee....gracias por todo lo que dices...

      Eliminar