jueves, 13 de noviembre de 2014

Sin título

 
 
 
 
 
 
[...] No me cansaré de repetir aquellas palabras de Benedicto XVI que nos llevan al centro del Evangelio: "No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva".

Sólo gracias a ese encuentro -o reencuentro- con el amor de Dios, que se convierte en feliz amistad, somos rescatados de nuestra conciencia aislada y de autorreferencialidad. Llegamos a ser plenamente humanos cuando somos más que humanos, cuando le permitimos a Dios que nos lleve más allá de nosotros mismos para alcanzar nuestro ser más verdadero. Porque, si alguien ha acogido ese amor que le devuelve el sentido de la vida, ¿cómo puede contener el deseo de comunicarlo a otros?
 
El bien siempre tiende a comunicarse. Toda experiencia auténtica de verdad y de belleza busca por sí misma su expansión, y cualquier persona que viva una profunda liberación adquiere mayor sensibilidad ante las necesidades de los demás. Comunicándolo, el bien se arraiga y se desarrolla. Por eso, quien quiera vivir con dignidad y plenitud no tiene otro camino más que reconocer al otro y buscar su bien. No deberían asombrarnos entonces algunas expresiones de san Pablo: "El amor de Cristo nos apremia" (2Cor 5,14); ¡Ay de mí si no anunciara el Evangelio!" (1Cor 9,16).
 
Papa Francisco, Evangelii gaudium, 7-9.
 
[...] Decía san Juan de la Cruz: "Esta espesura de sabiduría y ciencia de Dios es tan profunda e inmensa, que, aunque más el alma sepa de ella, siempre puede entrar más adentro" [...].
 
Papa Francisco, Evangelii gaudium, 11.
 
 
 
 
 
 

10 comentarios :

  1. Me ha gustado la decisión de otro Papa, Francisco, de hacer baños para los indigentes rn rl Vaticano. Que cunda el ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía lo de los baños, pero ¿te has fijado que ambos dicen lo mismo? El Evangelio es siempre el mismo. Ésta, es la Exhortación Apostólica del Papa Francisco, y cita al papa emérito Benedicto XVI. Si la quieres leer, es preciosa, comunica la Alegría del Evangelio, ayuda mucho...Si puedes, léela..

      Un beso fuerte, querida Tracy.

      Eliminar
  2. "Ser más que humanos," Salir de uno mismo para llevar a Dios a los demás, reconocerle y amarle en los más necesitados. Que grandes Papas estamos viviendo, Rosa, tontos seremos si no sabemos aprovecharlo, escuchando, leyendo y amando.

    Te echaré de menos el fin de semana, pero como siempre estarás cerca en el Rosario (Yo tampoco consigo programar) y en esa amistad que se nos ha regalado.
    .
    Para mañana he dedicado el post a Ángel que está de cumpleaños, creo que le gustará porque es como si su amigo del alma le felicitase, ya me entiendes ¿No?

    Que tengas un feliz fin de semana, querida amiga.

    Besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Militos! Estuve en tu tierra y te recordé mucho.
      Sí, qué grandes papas estamos viviendo, una gracia inmensa.
      Felicito también a Ángel, un poco tarde, pero con mucho cariño.

      Besiños del alma, querida Militos.

      Eliminar
  3. Querida Rosa, yo no soy religiosa, pero eso no me impide leer, pues encuentro coherencia, humanidad, reflexión, filosofía, pero sobre todo, llamada a la conciencia, a saber quienes somos y el camino que deberíamos seguir.
    Rectitud, dar lo mejor y amar.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que lo sientas así, es una ayuda esencial en el camino.

      Un beso muy fuerte, querida Verónica.

      Eliminar
  4. El Evangelio es la Palabra, y en ella está Dios; al leer el Evangelio nos encontramos con Él. Es... no sé... como cuando paseas con un amigo por el parque y le cuentas tus cosas llenándote de paz. Me ha gustado mucho tu entrada Rosa.
    Lo de las duchas en las inmediaciones del Vaticano salió en la revista Ecclesia. Con permiso, dejo aquí el enlace. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.
    @Pepe_Lasala

    http://www.revistaecclesia.com/el-papa-pone-duchas-los-mendigos-del-entorno-del-vaticano/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Pepe, en el Evangelio nos encontramos con Su Palabra, la que nos transforma.

      Muchas gracias por el enlace, lo desconocía.

      Un abrazo y perdón por la tardanza en contestarte, no he estado este fin de semana en el blog. ¡Buena semana!

      Eliminar
  5. Que profunda Rosa como siempre...¡tan exquisita y profunda para todo !
    Un abrazo inmenso amiga. Besos...Me ha encantado...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso muy grande para ti, querida Marian.

      Eliminar